Cirugía de alta miopía, hipermetropía y astigmatismo


La corrección de estos defectos, con frecuencia, no es posible utilizando laser excimer, bien por limitaciones del sistema o debido al riesgo de lesionar la córnea (reducción excesiva de su espesor).

En estos casos la corrección puede a menudo llevarse a cabo implantando las denominadas “lentes fáquicas”.


Existen diferentes diseños de estas lentes y su empleo correcto depende del caso y de la preferencia del cirujano.


Enfermedades oculares producidas por diabetes


Es bien conocido que la diabetes en cualquiera de sus estadios puede producir una afectación ocular siendo la más frecuente y grave la retinopatía diabética.


El proceso básico consiste en una alteración de la microcirculación de la retina que desencadena diferentes procesos patológicos que pueden conducir a la ceguera, sobre todo si no se tratan rápida y correctamente.

A menudo el paciente no percibe el empeoramiento que se está produciendo en su visión por la lentitud del proceso. Cuando el paciente presenta síntomas, con frecuencia la lesión es ya muy avanzada y por tanto refractaria al tratamiento.


Cirugía de vítreo – retina


Gracias a los importantísimos avances realizados en las técnicas quirúrgicas y a la utilización de tecnología punta, hoy por hoy estamos capacitados para tratar enfermedades que hace pocos años se consideraban incurables.


Actualmente, incluso desprendimientos de retina muy complicados pueden resolverse con una cuota de éxito muy elevada.


Lo mismo puede decirse de procesos muy avanzados de retinopatía diabética.


La utilización de diversos sistemas de láser, así como una tecnología muy avanzada para la cirugía de vítreo son básicos en esta evolución positiva.


Cirugía de párpado funcional y cosmética


Existen una importante variedad de técnicas quirúrgicas destinadas a corregir los defectos de los párpados.

Se trata básicamente de técnicas quirúrgicas funcionales, cosméticas y reparadoras.

La blefaroplastia cosmética se usa habitualmente para eliminar un exceso de piel y grasa de los párpados superiores consiguiendo una mejoría funcional (elevación del párpado) y aspecto más jovial. La blefaroplastia inferior, por otro lado, consiste básicamente en eliminar grasa (bolsas de los párpados).


Degeneración macular asociada a la edad (DMAE)


Debido al envejecimiento progresivo de la población, esta enfermedad es cada vez más frecuente.


Se manifiesta como una alteración importante de la visión central. La capacidad de lectura se pierde con frecuencia, incluso en la fase inicial de la enfermedad.

Existen básicamente dos formas de degeneración macular que se conocen como tipo húmedo o exudativo y la forma seca. En la forma exudativa se produce un crecimiento de neovasos (formaciones vasculares que se generan de forma rápida). Estas neoformaciones pierden con frecuencia líquido o sangre que se acumulan en la retina y son causa de una destrucción progresiva de la misma.

Hasta hace ocho años el único tratamiento existente consistía en una fotocoagulación con láser que producía una oclusión de los neovasos frenando la exudación.

Este procedimiento da lugar a una destrucción de la retina de grado variable dependiendo del tipo de láser utilizado.

Hace unos ocho años se produjo una revolución en el tratamiento de esta enfermedad con la aparición de fármacos inhibidores del crecimiento endotelial. Se denominan genéricamente Anti-VEGF (Anti-Vascular Endothelial Growth Factor).

Estos productos se inyectan directamente en el humor vítreo (intervención quirúrgica menor) y frenan la neoformación de vasos, siendo mucho menos agresivos para la retina que los distintos láseres empleados hasta ahora.


Catarata


Se denomina catarata a la opacificación del cristalino que es una „lente biológica“ del ojo. Las causas principales son el envejecimiento, los traumatismos, las enfermedades metabólicas (diabetes) y procesos inflamatorios (por ejemplo, iridociclitis de distintas etiologías, entre otros).

El cristalino es responsable de aprox. 30% de la potencia dióptrica del ojo.

El deterioro progresivo de la visión que causa una catarata puede ser corregido parcialmente al menos, por cambios en la prescripción de gafas.

Cuando la opacificación aumenta, la solución es puramente quirúrgica extrayendo el cristalino y sustituyéndolo por una lente.

El método actual conocido como facoemulsificación consiste en una emulsificación – aspiración del núcleo duro del cristalino mediante ultrasonidos y la aspiración de los restos blandos.

En casos complicados (por ejemplo cataratas muy duras) el ultrasonido de la facoemulsificación puede ser muy lesivo para las estructuras oculares, especialmente la córnea. En este caso se puede utilizar una técnica manual de pequeña incisión como la técnica descrita por el Dr. Infantes.

Dependiendo de la técnica empleada, el tamaño de la incisión fluctúa entre 1,5 – 3,2 mm. La lente a implantar se introduce plegada a través de la incisión desplegándose en el interior del ojo y fijándose en el saco capsular del cristalino.

La lente implantada compensa por un lado la pérdida de potencia refractiva del ojo causada por la extracción del cristalino, así como el defecto refractivo previo (gafas) existente ya antes de la operación. Esto permite al paciente una visión sin gafas en la mayoría de las actividades.

Esta técnica mínimamente invasiva discurre prácticamente con ausencia de molestias y permite una rápida rehabilitación del ojo.


Cirugía refractiva con la técnica LASIK


Esta técnica quirúrgica se emplea para la corrección de defectos refractivos del ojo como la miopía, la hipermetropía y el astigmatismo.

La miopía se debe a un exceso de potencia refractiva del ojo junto a un tamaño mayor del mismo. El enfoque de la imagen se produce por delante de la retina. El paciente percibe una imagen poco nítida, si no utiliza una corrección adecuada.

En la hipermetropía sucede justo lo contrario. El ojo hipermétrope tiene una potencia refractiva insuficiente junto a una menor longitud axial (ojo pequeño) por lo que la imagen se forma por detrás de la retina.

En el astigmatismo existe una curvatura irregular de la córnea siendo distinta la potencia refractiva en dos meridianos. En este caso la imagen se forma indistintamente antes o después de la retina según el meridiano del ojo.

La córnea es responsable de aprox. un 70% de la potencia refractiva global del ojo. Realmente se comporta como una lente biológica que junto con el cristalino contribuye a enfocar la imagen sobre la retina.

Esta alta potencia refractiva de la córnea se basa fundamentalmente en su curvatura.

El moldeado de la córnea con láser se produce en la curvatura anterior de la córnea. De este modo, con ablaciones tisulares mínimas, se pueden producir cambios en la potencia refractiva del ojo para compensar los defectos existentes.

La técnica de LASIK (LASer In situ Keratomyleusis) es la más extendida para el tratamiento de pequeños o medianos defectos refractivos.

Proviene del griego: Keratos que significa córnea y Myleusis esculpir. El cambio de la curvatura se lleva a cabo por aplicación del láser Excimer en la superficie corneal. Realmente, el tratamiento con láser se produce después de haber levantado un flap de la superficie corneal anterior. Tras apartar el flap se aplica la radiación láser sobre el lecho córneal expuesto produciendo el esculpido de la misma. Al tratarse de un flap muy fino, al reponerlo sin necesidad de suturas, reproduce el esculpido practicado en las capas más internas.

Para llevar a cabo esta técnica es suficiente la aplicación de unas gotas anestésicas. La alta concentración del producto anestésico que se alcanza en las capas más superficiales de la córnea, junto con la rapidez del procedimiento hace posible su práctica sin molestias para el paciente.


Glaucoma


Por glaucoma se conoce una enfermedad que cursa con un deterioro progresivo de la función del nervio óptico. El síntoma típico es la reducción progresiva del campo visual que en estadios tardíos de la enfermedad puede producir ceguera completa.

El factor más importante (aunque no el único) es la elevación de la presión intraocular, lo que interfiere con la circulación del polo posterior del ojo afectando al nervio óptico y a la retina.

Es típico que al principio los pacientes no noten nada porque el avance del proceso es insidioso, produciéndose cambios muy lentamente. Como consecuencia, con frecuencia, el diagnóstico se establece tardíamente lo que reduce el éxito terapéutico puesto que el ojo puede ya tener lesiones importantes cuando el paciente empieza a notar algo. Las lesiones ya establecidas son irreversibles. Debido a estos hechos es de extrema importancia un diagnóstico precoz (normalmente en el curso de un examen de rutina) y un tratamiento correcto para conservar la máxima función posible.


Tratamiento
Se trata básicamente de reducir la presión intraocular a niveles seguros que serán distintos para cada paciente. Por esto la terapia debe ser ajustada individualmente para cada caso.


Básicamente hay tres formas de tratamiento.

Láser
Es un método efectivo, cómodo, indoloro y de fácil realización. En mi opinión debería ser el tratamiento de primera elección siempre que exista la posibilidad de que funcione. Se puede hablar de una práctica ausencia de efectos no deseados.
Realmente el láser se usa habitualmente como segunda opción cuando no se ha alcanzado una reducción suficiente de la presión intraocular empleando gotas antiglaucomatosas. Nosotros no compartimos esta opinión porque normalmente el tratamiento con láser después de una terapia medicamentosa máxima está con frecuencia abocado al fracaso. Existen distintos tipos de láser para el tratamiento del glaucoma.

Gotas
Es el método más extendido para tratar el glaucoma. Existen distintos tipos de medicamentos con acciones terapéuticas diversas para la reducción de la presión intraocular. La elección correcta del fármaco a emplear depende de distintos factores como efectividad, tolerancia y efectos secundarios.

Cirugía
Cuando los métodos anteriores no alcanzan la reducción tensional pretendida, debe practicarse un tratamiento quirúrgico. También aquí existen distintas técnicas cuyo empleo depende del caso a tratar, así como del criterio del cirujano.

 

Procedimientos especiales

Bienvenida.html
INICIOBienvenida.html